Cambiaton Electoral: Un Padrón Político

Publicado por Antonio Diaz, Cristobal Huneeus y Marta Lagos
El cambio del padrón electoral con inscripción voluntaria y voto obligatorio al de inscripción automática y voto voluntario, ha generado un aumento notable del número votantes potenciales. Este es un fenómeno nuevo, ya que con el padrón electoral anterior el aumento de los electores nuevos era significativamente menor, debido a que los jóvenes tendían a no inscribirse. 

Para estimar el número de electores potenciales de cada año, hay que considerar el número de personas que llegan a la mayoría de edad y el hecho que en promedio mueren cerca de 80.000 personas al año.

Entre 2012 y 2013 se agregaron al padrón 329.412 personas y dejaron de estar inscritas 161.141. En términos netos, el padrón electoral creció en 168.271 personas en un año, de los cuales un 52% son hombres. 

Entre el plebiscito de 1988 y la elección del año 2009, la última antes de la nueva ley del voto voluntario y el registro automático, el padrón creció en 849.273 personas, vale decir casi 40.000 electores por año. Ahora crece cuatro veces más rápido que el promedio de esas dos décadas. Para la década siguiente (2013-2023) las proyecciones de CELADE para la población de 18 años o más, predicen que el número de votantes potenciales aumentará en 148 mil personas al año. En otras palabras el crecimiento del padrón será de aquí en adelante un tema de alta relevancia política. 

En esta elección no sólo se aceleró el número de votantes potenciales sino que se constata un hecho político significativo: entre el 2012-2013 se cambiaron de distrito 207.149 personas, lo que corresponde al 1,5% del padrón del año 2013. Los cambios son levemente superiores en mujeres que en hombres.

Vale decir, los chilenos suelen cambiarse masivamente para votar en otro lugar. Pero esto no ocurre de manera uniforme en todo el país. Se concentra en zonas urbanas y en particular en la circunscripción senatorial Santiago Oriente, que concentra el 25% de las personas que se cambiaron de distrito, pero que solo representa el 19,5% de los votantes potenciales para las elecciones del año 2013.

En particular, los distritos con mayor movimiento de votantes, tanto en términos absolutos como en términos relativos son: el distrito 21 (Ñuñoa/Providencia), el distrito 22 (Santiago) y el distrito 23 (Las Condes/Lo Barnechea/Vitacura). Estos tres agrupan el 19% de los votantes que se cambiaron de distrito a nivel nacional. Es importante considerar que estos tres distritos concentran una proporción mayoritaria de la población nacional de altos ingresos y elevada educación. 

Se trata de electores que se cambian de distrito para tratar de incidir en la elección de un candidato determinado. Se trata de votantes interesados en la política, probablemente uno de los sectores más activos de la ciudadanía. Este es un dato no menor en un país donde solo el 28% dice estar interesado en política y donde según la encuesta INJUV 2013, el 80% de los jóvenes menores de 30 años no tiene interés alguno en la política.

El distrito 23 fue el que le dio el triunfo a Longueira en las elecciones primarias 2013. Fue también ese distrito que aseguró una alta participación para las primarias de la Nueva Mayoría, otorgándole a Andrés Velasco una elevada votación.

Entre los años 2012 y 2013, unas 14.984 personas se cambiaron a votar al distrito 22 de Santiago. Al mismo tiempo 6.835 decidieron inscribirse en otros distritos. Si se resta los 3.361 que fallecieron y se agrega los 11.837 que se inscribieron automáticamente por cumplir la mayoría de edad, tenemos un padrón electoral que aumentó 6,2% en un solo año. Ello explica que de todo Chile, Santiago sea el que presenta el mayor aumento porcentual de electores potenciales entre las elecciones municipal y presidencial del 2013. Cabe destacar que Santiago fue siempre emblemático en el antiguo registro de la vieja república, anterior a 1973. Ahí votaban en la mesa 1 muchos chilenos conocidos por la opinión públicos. Esa tradición dejó de existir con este nuevo padrón, pero este distrito sigue siendo un lugar apreciado por el electorado como lo muestra este movimiento excepcional de electores.

Otro distrito excepcional es el distrito 21 Ñuñoa/Providencia. Hacia allá se cambiaron 13.688 personas, pero también desde allí partieron 8.392 electores hacia otros lados. Si a ello se resta 3.586 personas que fallecieron y se agrega 8.105 nuevos electores, el resultado fue un padrón electoral que aumentó en 3%. El número excepcionalmente alto de migración hacia otros distritos fue probablemente causado por electores que se cambiaron para la elección municipal en la cual el incumbente Labbé fue derrotado. Esa elección constató que la movilidad de distritos es un instrumento electoral válido, toda vez que el voto voluntario deja la lealtad política en el canasto de la capacidad de movilizar al electorado ¿Que más movilizado que un electorado que se cambia de distrito para votar por alguien?

En el distrito 23 (Las Condes, Vitacura y Lo Barnechea) se cambiaron 10.591 para votar allí, se fueron 7.845, murieron 2.463 y entraron 9.027 nuevos electores. De esta forma el padrón aumentó en 2,5%. Este es el único distrito donde la derecha dobla a la Oposición y por lo tanto ha elegido dos diputados hasta ahora ¿Será distinto en esta elección?

No sólo son estos tres distritos emblemáticos por la gente que los compone, sino que además hay un componente político relevante. En ninguno de ellos un diputado de la Nueva Mayoría va a la reelección en las elecciones parlamentarias del año 2013. En el distrito 23 la Nueva Mayoría no tiene diputado actualmente, y van 10 candidatos a diputados. En el distrito 22 la Nueva Mayoría se omitió (el diputado actual Felipe Harboe va de candidato a Senador en el Octava Región Cordillera) y hay 8 candidatos a diputados y en el distrito 21, donde hay 7 candidatos a diputado, el actual diputado Jorge Burgos (DC) no va a la reelección.

En Santiago compite Giorgio Jackson, ingeniero, ex presidente de la FEUC 2011, uno de los principales líderes de las movilizaciones estudiantiles del 2011. En Ñuñoa-Providencia va Francisco Figueroa, ex vicepresidente de la FECH 2011. Ya podemos decir que estas candidaturas han movilizado a los electores más activos, produciendo movimientos en el padrón que se dejan notar. Será la cantidad de gente que vote lo que decidirá si estos votos nuevos de cada distrito harán o no una diferencia en el resultado. 

Podemos concluir que en las elecciones municipales sí hay fundamento para creer que los movimientos de distrito electoral han tenido y pueden tener impacto en los resultados electorales. Lo que queda claro es que en Chile coexiste la indiferencia política de la mayoría con el activismo electoral de minorías. Tenemos un electorado muy heterogéneo que estamos empezando a re-conocer.

Quedan muchas interrogantes sobre el nuevo padrón electoral emergente, en estas líneas hemos abordado los más obvios. Tenemos ahora la posibilidad de ir acumulando información y así poder estimar mejor el comportamiento futuro del electorado que iremos publicando en artículos sucesivos. Con este comenzamos una serie que esperamos sirva para estar mejor informados sobre la forma como funciona la política y el electorado.


Imagen


No hay comentarios:

Publicar un comentario